TÚ ofendes, YO reacciono

Nos sentimos ofendidos cuando una persona dice o actúa de una manera que nos hiere. Si no hay herida, no hay ofensa. Básicamente, hay tres caminos para gestionar los conflictos que tenemos con otras personas: el del niño frustrado, el del padre corrector y el del adulto asertivo. Según elijamos un camino u otro, las consecuencias serán muy diferentes.

La primera reacción es la más habitual. Surge de la rabia de sentirnos tratados injustamente. La conducta de la otra persona atenta contra nuestra dignidad y despierta en nosotros un sentimiento de frustración e ira. Si nos comemos esta frustración y no decimos nada, adoptamos el papel de niño herido, humillado y vulnerable; si reaccionamos impulsivamente, descargando dramáticamente en el otro nuestra ira, dolor o queja, asumimos el papel de niño rebelde y contestatario.

La segunda reacción aparece después de un proceso de racionalización: nos sentimos ofendidos, pero mantenemos las formas y no descargamos la rabia, sino que la transmutamos en aleccionamiento, advirtiendo al ofensor de su comportamiento inapropiado y lo corregimos, para que se dé cuenta de su error y actitud desconsiderada y ofensiva. Nosotros no caemos tan bajos como el ofensor y, manteniendo la cabeza altiva, enseñamos y exigimos las formas correctas.

En los casos antes descritos, excepto si callamos y tragamos la frustración, sacamos nuestro dedo acusador y lo apuntamos como una pistola hacia el otro, a quien consideramos culpable. A veces, combinamos magistralmente la pataleta y la corrección, para dejar al otro bien planchado pensando: «si queda tocado es porque se lo merece, por desconsiderado».

El tercer camino es el de la asertividad. Parte del saber que sin herida no hay ofensa. Es un punto de partida más maduro que los anteriores. Ya no reacciona desde el TÚ (lo que tú has hecho o dicho), sino desde el YO (lo que yo siento), reconociendo que existe un dolor interno generado por una necesidad que no ha sido respetada. Esta necesidad no atendida puede ser el respeto, la confianza, el trato justo, el amor, la aceptación… Incluso, si nos conocemos bien, podemos reconocer una especial sensibilidad interna a ciertas conductas de los demás, debida a experiencias del pasado que nos han provocado una herida de abandono, injusticia, humillación, rechazo o traición. Entonces, pasamos a gestionar la ofensa como un adulto asertivo: sin agresividad, con serenidad, podemos hablar de cómo nos sentimos y pasar a pedir al otro un tipo de conducta que no nos hiera. Ésta es una manera constructiva de hablar desde el adulto. Ojalá pudiéramos elegir también este camino cuando nos sentimos «maltratados» por los hijos o la pareja.

Comparte el artículo:

¿Dónde estás, papá?

Estamos viviendo aires de cambio. Necesitamos nuevas paternidades, fruto de nuevas masculinidades, y la familia es el espacio primigenio donde debe producirse en primer lugar este cambio. Necesitamos padres comprometidos,

El camino de la prosperidad y el éxito

Sin lugar a duda, tú que lees estas líneas querrías ser feliz. Y si tienes hijos, seguro que también lo deseas para ellos. Pero ¿cuál es el secreto para convertirse

El reto de empezar de nuevo

En 2019 se celebraron en Cataluña aproximadamente 27.000 matrimonios, mientras que se registraron unos 17.000 divorcios. Aproximadamente 6 de cada 10 matrimonios terminan en ruptura y la duración media de

Sexualidad y adolescencia

La sexualidad es para la mayoría de las personas un aspecto esencial, especialmente en las relaciones de pareja. La adolescencia, a partir de los cambios que genera la pubertad, es

Tener éxito en la vida

El concepto de éxito es absolutamente subjetivo, depende de la escala de valores de cada cual. Hay quien valora más el prestigio, otros el estatus social o económico, otros la

¿Se educa igual a todos los hijos?

Como padres íntegros que queremos ser, en caso de tener más de un hijo, querríamos dar las mismas oportunidades a todos ellos y, por tanto, educarlos de la misma manera.

Tiempo de crisis: ¿Quién soy?

En tiempos de incertidumbre, la seguridad es un estado deseado. Ésta es una característica de los tiempos que vivimos, en especial porque actualmente la incertidumbre afecta a la salud, un

¿Pedir o exigir?

Quién pide, espera recibir. Para pedir hay que haberse ganado el derecho a hacerlo y una ley sagrada que nos enseña la vida es que cuando se rompe el equilibrio

Buscando a papá y a mamá

La búsqueda de pareja responde a varias necesidades propias de nuestra condición de mamíferos evolucionados, como son la comunicación, el afecto y la sexualidad. La comunicación, que permite compartir experiencias

Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha

Resiliencia: vuelve a levantarte

RESILIENCIA: VUELVE A LEVANTARTELos padres queremos que los hijos crezcan fuertes y sanos. La fortaleza es más una cuestión mental que física. La resiliencia -junto con la empatía y el

Herramientas para la comunicación: la asertividad

Algo que a menudo aparece cuando hay conflictos con los hijos son los gritos. De hecho, el nivel de decibelios de nuestra comunicación es un buen indicador del estado de

Uso de Cookies Usamos cookies para proveerte del servicio y funciones propuestas en nuestra página web y para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.    Ver Política de cookies