Rituales de paso para adolescentes

Hace unos años hice un viaje por Kenia y Tanzania. Una de las muchas cosas que me sorprendieron de aquellos países africanos fue ver grupos de jóvenes adolescentes de las etnias masais caminando sólo por caminos pedregosos sin un rumbo aparentemente definido, vestidos con el típico atuendo que los distingue: capas marrones y rojas y sandalias, muchas de ellas hechas con gomas de neumático reciclado. Me explicaron que aquellos grupitos de chicos estaban pasando el ritual de paso de la niñez a la adolescencia, para convertirse en guerreros masais, los moran. De esta manera comienzan a asumir ciertas responsabilidades hacia su pueblo, aprenden a ocupar un lugar dentro de la estructura social de la tribu, a la vez que adquieren una lealtad de por vida hacia sus congéneres iniciados.

Más allá de las cuestiones éticas de estas prácticas (algunos de ellos cuestionables a ojos de la moral occidental definida por la Declaración Universal de los Derechos Humanos), es cierto que sostienen una determinada estructura que da una seguridad y un sentido vital a los miembros de aquellos pueblos en la medida que fomentan unos determinados valores.

En Occidente estas costumbres prácticamente se han perdido. No hay ritos de paso. Desgraciadamente, tal vez lo que más podría parecerse al paso a las costumbres de los adultos sería la entrega del teléfono móvil. Estos nuevos costumbres tienen sus pros y sus contras. Hoy en día veo muchos jóvenes adolescentes perdidos, con escasa motivación, y sin poderse imaginar un lugar ilusionante en esta sociedad de maquillaje y consumo exacerbados. Y me pregunto si, pese a lo que yo considero un paso evolutivo el hecho de poder trascender ciertas costumbres atávicas, no habremos perdido algo por el camino.

Cuanto más implicados estén los jóvenes socialmente (entendiendo como social la dimensión de pueblo y cultura, pero sobre todo la familiar), más sólida será la estructura psíquica que les hará sentir que la vida tienen un lugar valioso que los está esperando. Pero los padres, a menudo, transmitimos a los hijos desidia o pasotismo por las causas sociales.

Creo que el primer ámbito donde los hijos -especialmente en la adolescencia- pueden encontrar un lugar útil es la familia. En la medida en que, poco a poco, se les implica en las responsabilidades y en la toma de decisiones que afectan a la familia, y aprenden a negociar y en opinar al respecto, van haciendo el paso al mundo de los adultos. Y así, un día, sin darse cuenta, habrán hecho el tránsito, sin violencias ni más dolor que el de aprender que a veces hay que ceder un poco por el bien común.

 

Comparte el artículo:

Buscando a papá y a mamá

La búsqueda de pareja responde a varias necesidades propias de nuestra condición de mamíferos evolucionados, como son la comunicación, el afecto y la sexualidad. La comunicación, que permite compartir experiencias

Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha

Resiliencia: vuelve a levantarte

RESILIENCIA: VUELVE A LEVANTARTELos padres queremos que los hijos crezcan fuertes y sanos. La fortaleza es más una cuestión mental que física. La resiliencia -junto con la empatía y el

Herramientas para la comunicación: la asertividad

Algo que a menudo aparece cuando hay conflictos con los hijos son los gritos. De hecho, el nivel de decibelios de nuestra comunicación es un buen indicador del estado de

Herramientas para la comunicación: La empatía

Las competencias emocionales son habilidades que nos permiten relacionarnos con otras personas de manera satisfactoria, tanto para nosotros como para los demás, así como establecer actividades cooperativas. Esto es así

Rituales de paso para adolescentes

Hace unos años hice un viaje por Kenia y Tanzania. Una de las muchas cosas que me sorprendieron de aquellos países africanos fue ver grupos de jóvenes adolescentes de las

Vid y educación

Desde que tengo uso de razón -y de esto no hace tanto-, me he dado cuenta de que la naturaleza es sabia. Hace un tiempo tuve la oportunidad de visitar

La pareja: cosa de tres

Hace muchos años, un buen amigo comentó un día: "la relación de pareja es un compromiso de intereses". Yo me quedé mirándole, sorprendido, pero con el tiempo he comprobado cuánta

El hogar, un espacio de bienestar

Curiosamente uno de los negocios que ha tenido más éxito en este tiempo de pandemia ha sido la venta de muebles. ¡Nos hemos tenido que quedar sin vacaciones para poder

La mente, un espejo…

A mediados de la década de los 90, un grupo de científicos italianos hicieron un descubrimiento sorprendente: las neuronas espejo. Estas neuronas cerebrales tienen una doble función: por un lado,

Las cuentas bancarias emocionales

Los miembros de la familia interactúan y se relacionan unos con otros. Estas relaciones, como animales mamíferos que somos, guardan con las emociones. Hace décadas, el coeficiente intelectual era el

TÚ ofendes, YO reacciono

Nos sentimos ofendidos cuando una persona dice o actúa de una manera que nos hiere. Si no hay herida, no hay ofensa. Básicamente, hay tres caminos para gestionar los conflictos

Uso de Cookies Usamos cookies para proveerte del servicio y funciones propuestas en nuestra página web y para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.    Ver Política de cookies