Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha estadística y no necesariamente debe tener que ver con tu caso. Y, por supuesto, una cosa es el enamoramiento (con las alteraciones fisiológicas y psicológicas que conlleva, algunas muy agradables) y otra cosa es el amor, que va mucho más allá del primero.

El enamoramiento es un estado que ayuda a mantener la relación y a fortalecer el amor que uno siente hacia el otro; pero si el amor no ha generado un vínculo suficientemente fuerte, cuando decae el enamoramiento, a menudo comienzan a aparecer otros sentimientos y conductas nuevas que van generando un distanciamiento creciente entre la pareja. Los reproches empiezan a ser frecuentes y el cuidado y la atención que teníamos hacia nuestra pareja decae

Cuando una pareja pide ayuda psicológica, porque quieren reconstruir el afecto y la comunicación, me encuentro a menudo que se ha instalado en su corazón un sentimiento muy peligroso y que en nada les ayuda a recuperar la confianza perdida: el orgullo.

El orgullo se evidencia porque no reconocemos los errores propios, nos mantenemos tozudamente enrocados en nuestro particular punto de vista, dejamos de escuchar y llega un momento que nos importa poco o nada lo que el otro siente. Entonces se pierde el respeto mutuo. El orgullo es hermano de la soberbia, porque se considera poseedor de la verdad. Desafortunadamente, éste es un camino que siempre hace bajada y que cuesta mucho remontar, sobre todo porque se pierde la dignidad.

La dignidad nos hace generosos, respetuosos y responsables. La dignidad evita que se instale el orgullo, en uno mismo y en el otro, porque pone límites al trato irrespetuoso y exige un trato digno.

Sin dignidad no puede existir una relación equilibrada y amorosa. A menudo la falta de autoestima permite que el otro me maltrate. Es el miedo al abandono. Cuando actúo con dignidad me respecto a mí mismo y a los demás. El amor siempre empieza en uno mismo.

La dignidad es valiente, sabe que la felicidad no depende del otro, ya que se hace responsable de su propio destino. En cuanto al bienestar del otro, colabora, pero no se erige en salvadora de nadie. Sin dignidad no puede haber una comunicación madura, asertiva y equilibrada, porque nos hace pequeños y sumisos o -si reaccionamos orgullosamente- prepotentes y altaneros.

Recuerda: la humildad es compatible con la fortaleza. No necesitamos pisar a nadie para proteger nuestra dignidad, y menos a la pareja. El respeto actúa como un espejo y favorece un trato similar del otro.

Comparte el artículo:

Buscando a papá y a mamá

La búsqueda de pareja responde a varias necesidades propias de nuestra condición de mamíferos evolucionados, como son la comunicación, el afecto y la sexualidad. La comunicación, que permite compartir experiencias

Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha

Resiliencia: vuelve a levantarte

RESILIENCIA: VUELVE A LEVANTARTELos padres queremos que los hijos crezcan fuertes y sanos. La fortaleza es más una cuestión mental que física. La resiliencia -junto con la empatía y el

Herramientas para la comunicación: la asertividad

Algo que a menudo aparece cuando hay conflictos con los hijos son los gritos. De hecho, el nivel de decibelios de nuestra comunicación es un buen indicador del estado de

Herramientas para la comunicación: La empatía

Las competencias emocionales son habilidades que nos permiten relacionarnos con otras personas de manera satisfactoria, tanto para nosotros como para los demás, así como establecer actividades cooperativas. Esto es así

Rituales de paso para adolescentes

Hace unos años hice un viaje por Kenia y Tanzania. Una de las muchas cosas que me sorprendieron de aquellos países africanos fue ver grupos de jóvenes adolescentes de las

Vid y educación

Desde que tengo uso de razón -y de esto no hace tanto-, me he dado cuenta de que la naturaleza es sabia. Hace un tiempo tuve la oportunidad de visitar

La pareja: cosa de tres

Hace muchos años, un buen amigo comentó un día: "la relación de pareja es un compromiso de intereses". Yo me quedé mirándole, sorprendido, pero con el tiempo he comprobado cuánta

El hogar, un espacio de bienestar

Curiosamente uno de los negocios que ha tenido más éxito en este tiempo de pandemia ha sido la venta de muebles. ¡Nos hemos tenido que quedar sin vacaciones para poder

La mente, un espejo…

A mediados de la década de los 90, un grupo de científicos italianos hicieron un descubrimiento sorprendente: las neuronas espejo. Estas neuronas cerebrales tienen una doble función: por un lado,

Las cuentas bancarias emocionales

Los miembros de la familia interactúan y se relacionan unos con otros. Estas relaciones, como animales mamíferos que somos, guardan con las emociones. Hace décadas, el coeficiente intelectual era el

TÚ ofendes, YO reacciono

Nos sentimos ofendidos cuando una persona dice o actúa de una manera que nos hiere. Si no hay herida, no hay ofensa. Básicamente, hay tres caminos para gestionar los conflictos

Uso de Cookies Usamos cookies para proveerte del servicio y funciones propuestas en nuestra página web y para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.    Ver Política de cookies