Las cuentas bancarias emocionales

Los miembros de la familia interactúan y se relacionan unos con otros. Estas relaciones, como animales mamíferos que somos, guardan con las emociones. Hace décadas, el coeficiente intelectual era el mejor predictor del éxito profesional de una persona. Hoy día, sin embargo, sabemos que la buena gestión de las emociones -la inteligencia emocional- es la clave para alcanzar el bienestar personal, que abarca el ámbito profesional, pero también el social, el familiar y el privado. Por eso es tan importante que nuestros hijos aprendan a gestionar eficientemente las emociones. La inteligencia emocional es el mejor antídoto contra la frustración y el desánimo y nos ayuda a elegir la mejor de las opciones posibles. Si los hijos se reflejan siempre en los padres, es necesario que éstos sean unos buenos gestores de las emociones propias. La paciencia, hablar con serenidad, empatía y capacidad de escucha son señal de esta inteligencia emocional.

Un concepto clave en inteligencia emocional es el de cuentas bancarias emocionales. ¿Qué significa esto?

Cuando una persona se relaciona con otra, la comunicación genera un impacto emocional. Según qué decimos y cómo, aumentamos la confianza o generamos desconfianza en el otro, herimos sus sentimientos o reforzamos su valía, etc. Y es que cada palabra, cada mirada, cada gesto es un depósito o un reintegro que hacemos en la cuenta emocional de la persona con la que nos relacionamos. La suma de depósitos emocionales menos los reintegros emocionales es el saldo, el grado de CONFIANZA que inspiramos a la otra persona.

Reintegros son, por ejemplo, un insulto, una falta de respeto, un grito, una crítica, un desprecio … ¿Y depósitos? Aquí van unos ejemplos:

  1. Amabilidad: Es la mejor manera de demostrar que la otra persona nos importa. La amabilidad respeta, no juzga, escucha y ama.
  2. Cumplir las promesas: ser congruente con lo que decimos hace que el otro confíe en nosotros. Una persona que no hace lo que dice, inspira desconfianza.
  3. Pedir disculpas: ¡Cuanto nos cuesta, a veces, a los padres reconocer que nos hemos equivocado! Si sabemos pedir disculpas y decir «lo siento», enseñamos a nuestros hijos a reconocer también sus errores. La disculpa es la vacuna contra el orgullo.
  4. Perdonar: el perdón ofrece a la otra persona una nueva OPORTUNIDAD y la ayuda a ser responsable, liberándolo de la culpa, uno de los sentimientos más destructivos que existen.

Si todo esto lo aliñamos con una buena dosis de sentido del humor -que no sarcasmo-, las cuentas bancarias emocionales de la familia siempre estarán en superávit y respiraremos confianza mutua.

Comparte el artículo:

Buscando a papá y a mamá

La búsqueda de pareja responde a varias necesidades propias de nuestra condición de mamíferos evolucionados, como son la comunicación, el afecto y la sexualidad. La comunicación, que permite compartir experiencias

Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha

Resiliencia: vuelve a levantarte

RESILIENCIA: VUELVE A LEVANTARTELos padres queremos que los hijos crezcan fuertes y sanos. La fortaleza es más una cuestión mental que física. La resiliencia -junto con la empatía y el

Herramientas para la comunicación: la asertividad

Algo que a menudo aparece cuando hay conflictos con los hijos son los gritos. De hecho, el nivel de decibelios de nuestra comunicación es un buen indicador del estado de

Herramientas para la comunicación: La empatía

Las competencias emocionales son habilidades que nos permiten relacionarnos con otras personas de manera satisfactoria, tanto para nosotros como para los demás, así como establecer actividades cooperativas. Esto es así

Rituales de paso para adolescentes

Hace unos años hice un viaje por Kenia y Tanzania. Una de las muchas cosas que me sorprendieron de aquellos países africanos fue ver grupos de jóvenes adolescentes de las

Vid y educación

Desde que tengo uso de razón -y de esto no hace tanto-, me he dado cuenta de que la naturaleza es sabia. Hace un tiempo tuve la oportunidad de visitar

La pareja: cosa de tres

Hace muchos años, un buen amigo comentó un día: "la relación de pareja es un compromiso de intereses". Yo me quedé mirándole, sorprendido, pero con el tiempo he comprobado cuánta

El hogar, un espacio de bienestar

Curiosamente uno de los negocios que ha tenido más éxito en este tiempo de pandemia ha sido la venta de muebles. ¡Nos hemos tenido que quedar sin vacaciones para poder

La mente, un espejo…

A mediados de la década de los 90, un grupo de científicos italianos hicieron un descubrimiento sorprendente: las neuronas espejo. Estas neuronas cerebrales tienen una doble función: por un lado,

Las cuentas bancarias emocionales

Los miembros de la familia interactúan y se relacionan unos con otros. Estas relaciones, como animales mamíferos que somos, guardan con las emociones. Hace décadas, el coeficiente intelectual era el

TÚ ofendes, YO reacciono

Nos sentimos ofendidos cuando una persona dice o actúa de una manera que nos hiere. Si no hay herida, no hay ofensa. Básicamente, hay tres caminos para gestionar los conflictos

Uso de Cookies Usamos cookies para proveerte del servicio y funciones propuestas en nuestra página web y para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.    Ver Política de cookies