El reto de empezar de nuevo

En 2019 se celebraron en Cataluña aproximadamente 27.000 matrimonios, mientras que se registraron unos 17.000 divorcios. Aproximadamente 6 de cada 10 matrimonios terminan en ruptura y la duración media de la unión matrimonial ronda los dieciséis años. Sin embargo, estas estadísticas no tienen en cuenta las uniones de parejas estables de hecho, cuya disolución jurídicamente es mucho más sencilla.

Es evidente que la mayoría de las personas en nuestro país han tenido más de una relación de pareja a lo largo de su vida. La forma en que se transita de una relación que se rompe a una nueva es importante en muchos sentidos, y más si se tienen hijos. Todos aquellos aspectos que no queden resueltos o cerrados de anteriores relaciones influirán en las posteriores, como cargas que se arrastran y restan energía y disponibilidad para la nueva relación.

Todo proceso de ruptura requiere transitar un período de duelo. A menudo, el duelo ya se ha vivido en gran parte durante la convivencia, ya que el distanciamiento y el desafecto preceden a la ruptura definitiva. Tanto si la separación se vive con frustración, como una liberación o como una huida hacia adelante, el duelo debe poderse vivir y cerrar correctamente.

¿Cómo o cuándo podemos decir que una relación se ha cerrado? Mientras exista rencor, tristeza o culpabilidad acusadora no podemos decir que la relación se ha cerrado por completo. Mientras no podamos mirar al pasado con aceptación ni podamos asumir que tanto los momentos satisfactorios como la frustración son una construcción conjunta, arrastraremos una rabia o culpabilidad que nos mantendrán atrapados todavía en la antigua relación: nuestro corazón no habrá sanado y no estará todavía plenamente disponible para una pareja posterior.

Toda relación es una oportunidad de aprendizaje y comporta momentos satisfactorios e insatisfactorios. Aparte de la aceptación de lo ocurrido, incluso en contra del deseo personal de que la relación prosperase, dos aspectos indican que una relación se ha cerrado:

 

  1. Agradecer a la anterior pareja todo lo bueno que nos aportó. El agradecimiento es el mejor antídoto contra la perniciosa culpabilidad.
  2. Haber aprendido de cada reto que la relación nos planteó. El aprendizaje evitará volver a tomar decisiones poco acertadas.

 

 

Por otro lado, no hay que olvidar que, si tenemos hijos, tanto durante el proceso de ruptura de la antigua relación como a la hora de iniciar una nueva, los hijos tienen la prioridad y los adultos deben adaptarse a sus necesidades. Es necesario que siempre los hijos tengan un espacio exclusivo de vivencia y comunicación sin interferencias con cada uno de sus respectivos progenitores, aunque éstos se hayan unido después a una nueva pareja.

Comparte el artículo:

¿Dónde estás, papá?

Estamos viviendo aires de cambio. Necesitamos nuevas paternidades, fruto de nuevas masculinidades, y la familia es el espacio primigenio donde debe producirse en primer lugar este cambio. Necesitamos padres comprometidos,

El camino de la prosperidad y el éxito

Sin lugar a duda, tú que lees estas líneas querrías ser feliz. Y si tienes hijos, seguro que también lo deseas para ellos. Pero ¿cuál es el secreto para convertirse

El reto de empezar de nuevo

En 2019 se celebraron en Cataluña aproximadamente 27.000 matrimonios, mientras que se registraron unos 17.000 divorcios. Aproximadamente 6 de cada 10 matrimonios terminan en ruptura y la duración media de

Sexualidad y adolescencia

La sexualidad es para la mayoría de las personas un aspecto esencial, especialmente en las relaciones de pareja. La adolescencia, a partir de los cambios que genera la pubertad, es

Tener éxito en la vida

El concepto de éxito es absolutamente subjetivo, depende de la escala de valores de cada cual. Hay quien valora más el prestigio, otros el estatus social o económico, otros la

¿Se educa igual a todos los hijos?

Como padres íntegros que queremos ser, en caso de tener más de un hijo, querríamos dar las mismas oportunidades a todos ellos y, por tanto, educarlos de la misma manera.

Tiempo de crisis: ¿Quién soy?

En tiempos de incertidumbre, la seguridad es un estado deseado. Ésta es una característica de los tiempos que vivimos, en especial porque actualmente la incertidumbre afecta a la salud, un

¿Pedir o exigir?

Quién pide, espera recibir. Para pedir hay que haberse ganado el derecho a hacerlo y una ley sagrada que nos enseña la vida es que cuando se rompe el equilibrio

Buscando a papá y a mamá

La búsqueda de pareja responde a varias necesidades propias de nuestra condición de mamíferos evolucionados, como son la comunicación, el afecto y la sexualidad. La comunicación, que permite compartir experiencias

Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha

Resiliencia: vuelve a levantarte

RESILIENCIA: VUELVE A LEVANTARTELos padres queremos que los hijos crezcan fuertes y sanos. La fortaleza es más una cuestión mental que física. La resiliencia -junto con la empatía y el

Herramientas para la comunicación: la asertividad

Algo que a menudo aparece cuando hay conflictos con los hijos son los gritos. De hecho, el nivel de decibelios de nuestra comunicación es un buen indicador del estado de

Uso de Cookies Usamos cookies para proveerte del servicio y funciones propuestas en nuestra página web y para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.    Ver Política de cookies