El árbol de la vida

Cada familia dispone de una contabilidad propia donde se registran las experiencias vividas y no vividas por sus miembros, generación tras generación: anhelos, traumas, éxitos, fracasos… Todo el mundo, por el hecho de pertenecer a una familia lleva grabado de forma inconsciente este registro. El árbol genealógico sería algo similar a un extracto bancario, donde queda constancia de los ingresos y débitos que cada miembro de la familia ha hecho.

Nosotros no somos lo que somos por casualidad. Tenemos una manera de ser marcada por la herencia transgeneracional y biológica que hemos recibido a través de nuestros padres, pero que se remonta muchas, muchas generaciones atrás.

En las culturas ancestrales era muy habitual conocer la historia de los antepasados y honrarlos. Tradicionalmente se sabía que aquello que se honra te bendice. El día de Todos los Santos es una solemnidad cristiana que recoge esta tradición ancestral, con el fin de honrar la memoria de los que nos han precedido. Por desgracia, el verdadero significado se está perdiendo y en su lugar nos hemos inventado una fiesta de fantasmas y miedo, Halloween, que nada tiene que ver con el sentido original de la celebración. 

Hoy en día hay un culto exacerbado al individualismo. Las familias están tan marcadas por frustraciones y luchas que a menudo algunas personas giran la cara a su familia de origen, con la creencia –ingenua– de qué aquello que no se mira no afecta. Pero esto no es así; pertenecemos a la familia hasta el último día de nuestra vida y, para avanzar hacia el futuro, es conveniente tener el pasado muy ordenado. La rabia y la crítica hacia nuestros padres y ancestros es un lastre en la vida, que dificulta tener éxito, bien sea en el ámbito profesional, de pareja o familiar. Cuando tenemos ciertas dificultades que se repiten a lo largo de nuestra vida fácilmente puede ocurrir que llevemos un “programa” familiar inconsciente que nos boicotea.

Sanar nuestro árbol genealógico “interno” es una necesidad para un mismo y también para no traspasar “programas” nocivos a las generaciones posteriores; asimismo, para aprovechar la fuerza y los recursos de nuestros antepasados.

Preguntaos qué saben vuestros hijos de sus antepasados, abuelos, bisabuelos… Una actividad que recomiendo es que construyáis el árbol genealógico familiar y expliquéis a vuestros hijos cómo vivieron sus antepasados; buscad fotos, imágenes, episodios de vida que hagan referencia a estas personas. Los secretos, aquello que no se dice o se esconde, tiene un poder más grande del que pensamos. Hay que llevar luz al árbol familiar, para que éste nos ilumine. A nosotros y a nuestros hijos.

Comparte el artículo:

¿Dónde estás, papá?

Estamos viviendo aires de cambio. Necesitamos nuevas paternidades, fruto de nuevas masculinidades, y la familia es el espacio primigenio donde debe producirse en primer lugar este cambio. Necesitamos padres comprometidos,

El camino de la prosperidad y el éxito

Sin lugar a duda, tú que lees estas líneas querrías ser feliz. Y si tienes hijos, seguro que también lo deseas para ellos. Pero ¿cuál es el secreto para convertirse

El reto de empezar de nuevo

En 2019 se celebraron en Cataluña aproximadamente 27.000 matrimonios, mientras que se registraron unos 17.000 divorcios. Aproximadamente 6 de cada 10 matrimonios terminan en ruptura y la duración media de

Sexualidad y adolescencia

La sexualidad es para la mayoría de las personas un aspecto esencial, especialmente en las relaciones de pareja. La adolescencia, a partir de los cambios que genera la pubertad, es

Tener éxito en la vida

El concepto de éxito es absolutamente subjetivo, depende de la escala de valores de cada cual. Hay quien valora más el prestigio, otros el estatus social o económico, otros la

¿Se educa igual a todos los hijos?

Como padres íntegros que queremos ser, en caso de tener más de un hijo, querríamos dar las mismas oportunidades a todos ellos y, por tanto, educarlos de la misma manera.

Tiempo de crisis: ¿Quién soy?

En tiempos de incertidumbre, la seguridad es un estado deseado. Ésta es una característica de los tiempos que vivimos, en especial porque actualmente la incertidumbre afecta a la salud, un

¿Pedir o exigir?

Quién pide, espera recibir. Para pedir hay que haberse ganado el derecho a hacerlo y una ley sagrada que nos enseña la vida es que cuando se rompe el equilibrio

Buscando a papá y a mamá

La búsqueda de pareja responde a varias necesidades propias de nuestra condición de mamíferos evolucionados, como son la comunicación, el afecto y la sexualidad. La comunicación, que permite compartir experiencias

Orgullo o dignidad

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Según estudios realizados recientemente, el enamoramiento -en su máxima intensidad- no suele ir más allá de los novecientos días. Evidentemente, esta es una fecha

Resiliencia: vuelve a levantarte

RESILIENCIA: VUELVE A LEVANTARTELos padres queremos que los hijos crezcan fuertes y sanos. La fortaleza es más una cuestión mental que física. La resiliencia -junto con la empatía y el

Herramientas para la comunicación: la asertividad

Algo que a menudo aparece cuando hay conflictos con los hijos son los gritos. De hecho, el nivel de decibelios de nuestra comunicación es un buen indicador del estado de

Uso de Cookies Usamos cookies para proveerte del servicio y funciones propuestas en nuestra página web y para mejorar la experiencia de nuestros usuarios.    Ver Política de cookies